Tras tomar la decisión de entrar en la unidad de negocio con mayor expansión de crecimiento económico (el sector del cuidado personal, rejuvenecimiento) me puse manos a la obra para desarrollarlo de forma profesional y obtener rendimiento económico lo mas rápido posible.

¿Qué hice para conseguir mi primera venta?

Pues bien, en PRIMER LUGAR, me puse en manos de la persona que me ofreció el negocio para saber todo sobre la compañía y los productos que tenia la empresa para averiguar como podría comercializarlos de forma exitosa.

Una vez estudiada toda la información, me inicie en el negocio comprando un paquete de inicio de los productos que mas encajasen con el perfil de las personas que tenia en mi entorno más cercano. También me suscribí al autoenvio programado de productos para probar la eficacia de cada uno de ellos, y ver en mi propia persona, lo que hacen estos productos y así ser, el escaparate de mi negocio.

Para ello, empecé con una persona cercana a mi y que sabia que quería realizar un cambio en su vida, en este caso, fue la perdida de peso. Cuando hable a esta persona sobre la eficacia del producto, los avales de científicos así como, mostrándole otros casos de compañeros que ya llevaban tiempo en el negocio y con el entusiasmo que se lo conté acepto realizar el proceso de perdida de peso con mis productos. Pues bien, esta persona perdió unos 25 kilogramos en el proceso y a la misma vez, fui probando otros productos en mi persona. Tras unas semanas probando los productos tanto a esta persona como en mi, las personas de mi entorno cercano iban observando la mejoría y ellos mismos me preguntaban por lo que estaba haciendo. Esta fue la oportunidad para hablarles sobre la gama de productos que estaba comercializando y de esta forma empecé a tener un rendimiento económico inmediato ya que el margen entre mi precio y la venta al público me hizo generar unos 500€ el primer mes.

En definitiva, di con unos productos que por si solos fidelizaban al cliente y mis ingresos se repetían mes a mes pero lo mejor de todo, es que no solo me conformaba con lo que tenia si no que los propios clientes que tenia hablaban de mis productos y esto hacia que cada persona que utilizaban los productos me proporcionaba también nuevos clientes o incluso nuevas personas que les interesaban introducirse en el sector, por tanto les presentaba la unidad de negocio haciendo crecer mi negocio tanto con cliente como con nuevos distribuidores.