Después del verano. Todos nosotros hacemos unos pequeños excesos que al final de éste, se nota. Si estás pensando en bajar esos kilos de más del verano, o incluso después de Navidad, te mostramos la manera más saludable de hacerlo sin renunciar a los alimentos que más nos gustan.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que, para realizar dietas sanas, hay que comer de todo con una cantidad adecuada y no excesiva. El pasar hambre, lo único que produce es malestar, un desajuste de muestras energías, y ganas locas de comer. Para ello es recomendable comer cada 3 horas cinco comidas al dia.

Dieta sana y equilibrada

Una buena base para una dieta sana y balanceada es, como hemos dicho antes, comer de todo en su justa medida. La dieta mediterránea tiene todos estos alimentos que nos benefician a la hora de tener una dieta sana para adelgazar. Los cereales, el pan, las verduras, las frutas frescas, los pescados, las legumbres y el aceite de oliva son los principales productos de esta dieta.

Para desayunar, debemos tener una alimentación muy completa, pero a la vez debe ser ligera. Un zumo o jugo de frutas, cereales con leche, y algo de miel, son alimentos muy recomendados para las primeras horas de la mañana.

El pescado, también es uno de los productos estrella para las dietas sanas y efectivas. Se debe de tener una ingesta de éstos de entre 3 a 4 veces por semana, como los huevos y el pollo. Las carnes, las legumbres podrán comerse entre 2 y 3 veces por semana.

La fruta, es también un producto esencial de una dieta sana para adelgazar. Es importante consumirlas 5 veces al día, Es verdad que después del verano la fruta escasea y es más cara. Procura buscar frutas de temporada. Lo bueno de las frutas, es que tiene una habilidad para poder mezclarse con otros alimentos. Además de poder realizar zumos y jugos con ellos.

Es importante beber, al menos 1,5 litros de agua. Los mejores momentos para beber agua son las mañanas y las horas en las que no comamos. El agua llena nuestro estómago y elimina las ganas de comer que podamos tener. Muchas veces pensamos que tenemos hambre, y lo que tenemos es sed, por lo que antes de atacar la nevera, bebe agua.

Dieta sana semanal

Es importante tener claro, que no es saludable perder más de un kilo por semana. Lo ideal, es poder consumir por cada kilo que tiene nuestro cuerpo, 30 calorías. Si queremos hacer una dieta sana y ejercicio al mismo tiempo, o tenemos una vida muy activa, podremos aumentar entre 35 y 40 calorías nuestra ingesta.

Para evitar una mayor ingesta de calorías, es muy recomendable comer muchas veces al día en pequeñas cantidades, para no tener hambre y quemar más rápidamente las calorías.

 

El ejercicio y la actividad física también son importantes

El ejercicio es uno de los factores más importantes si queremos comer de todo. Hay que hacer ejercicio si queremos quemar calorías y si el perder peso es nuestra meta.

Si queremos llevar una dieta sana, es importante no estar estresados, el estrés nos hace comer más de lo que queremos, sobre todo entre horas. Si hacemos ejercicio en esas horas, no solo tendremos menos estrés, sino que evitaremos comer.